septiembre 30, 2019 Gley Echeverria

Pestañas postizas: el boom de la belleza en Ecuador

¿Estás pensando en darle un efecto impactante a tu mirada? Las pestañas postizas son la solución perfecta para darte un cambio radical y poner el broche de oro a un maquillaje perfecto. No importa si es para el día a día o para una ocasión especial, siempre hay una alternativa de pestañas postizas que se adapta a tus necesidades. Sigue leyendo para enterarte de cómo incorporar este fascinante elemento a tu look, te aseguramos que no te arrepentirás.

¿Por qué son tan populares las pestañas postizas?

Increíble pero cierto, las pestañas postizas comenzaron a utilizarse en el cine, en el año 1916. Por supuesto, el proceso era mucho más laborioso que el que tenemos a la mano hoy. En la icónica película “Intolerance”, dirigida por DW Griffth, por primera vez el mundo pudo admirar el dramático efecto de unas pestañas que rozaban las mejillas de Seena Owen y que hacían lucir sus ojos mucho más abiertos y brillantes. Un fabricante de pelucas fue el encargado de crear estas pestañas postizas, utilizando pelo humano tejido en una malla que era adherida a los ojos de la actriz antes de los rodajes. Complicado, ¿no? Pues sí, pero la hermosura de la fotografía que se lograba valía la pena. 

Décadas después, las pestañas postizas se volvieron muy populares entre las mujeres asiáticas, puesto que veían a sus actrices favoritas luciendo increíbles pestañas y miradas intensas de ojos más grandes en pantalla. Pero no sólo las mujeres asiáticas enloquecieron por las pestañas postizas. En los Estados Unidos, la famosa modelo Twiggy impuso una tendencia muy particular de maquillaje, con la que lograba el efecto de unos ojos inmensos y expresivos al utilizar una técnica de sombras bastante dramática combinada con pestañas postizas. La compañía estadounidense Cheryl International, lanzó al mercado diferentes opciones en implantes de cejas y pestañas, gracias a la cual muchas mujeres podían alargar o tupir sus pestañas en lugares específicos, aumentado la belleza del ojo y realzando así las cualidades del rostro. Finalmente, en 2004, en Corea se desarrolló un sistema para aplicar pestañas postizas en un sólo paso, tal y como lo hacemos hoy en día.

Tipos de pestañas postizas

Es importante escoger el tipo adecuado de pestañas dependiendo del tiempo que tengas para aplicarlas y de la duración que desees. Los tipos más utilizados son los siguientes:

  • Pestañas en banda: son las que vienen listas para aplicarlas tú misma. La típica cajita contiene el pegamento adecuado y un juego de pestañas (izquierda y derecha) que puedes reusar hasta en cinco ocasiones diferentes siempre y cuando las remuevas con mucho cuidado. Su aplicación requiere un poco de práctica y al principio tal vez necesites un poco de ayuda, pero requiere poco tiempo y te dará un cambio instantáneo para lucir espléndida durante varias horas.
  • Pestañas en grupo o por puntos: las reconocerás porque por lo general vienen dispuestas en grupos de tres pestañas y clasificadas por tamaño (small, medium, large). Dado que el pegamento que se utiliza en su aplicación es más potente que el de las pestañas en banda, las pestañas en grupo pueden durar de tres días a un par de semanas con el cuidado adecuado. Aunque hay personas muy diestras que pueden aplicárselas sin ayuda, lo ideal es que te las ponga un profesional, que además de asegurarse de que queden perfectas, evitará que ocurra cualquier incidente indeseable con el pegamento y tus ojos.
  • Pestañas sueltas o individuales: son las llamadas “pelo a pelo” debido a que se aplican una por una, logrando un aspecto súper natural incluso vistas de muy cerca. Dependiendo de la calidad de las pestañas y del pegamento, pueden durar desde semanas a meses. Tal como en el caso anterior, te recomendamos que acudas a alguno de los expertos en pestañas de Beauty Access, para obtener los mejores resultados y un look impecable de acabado profesional.

¿Cómo aplicar pestañas postizas?

A continuación, la serie de pasos a seguir para aplicar pestañas en banda, que son las únicas que te recomendamos aplicarte por ti misma. Si al principio te cuesta un poco, no te desanimes, sigue practicando hasta lograrlo.

  1. Aplica máscara y riza tus pestañas naturales antes de iniciar el proceso de aplicar las pestañas postizas. Esto evitará que se vea la diferencia entre tus pestañas y las que aplicarás.
  2. Retira las pestañas postizas de su envase con las yemas de los dedos o con la ayuda de unas pinzas depilatorias. Hazlo con lentitud y delicadeza para evitar dañarlas o que pierdan la forma.
  3. Mide las pestañas antes de aplicarlas, colocándolas sin pegamento sobre tus pestañas naturales. Si ves que son muy largas, procede a recortar con una tijera el sobrante del lado externo, donde las pestañas son más largas. El inicio debería estar un par de milímetros lejos del lacrimal para evitar molestias.
  4. Aplica cuidadosamente el pegamento en pequeñas cantidades a lo largo de la banda de las pestañas, sobre todo al inicio y final para asegurar que se adhieran bien al párpado. Deja reposar el pegamento durante 20 a 30 segundos antes de adherir la pestaña en el párpado, para asegurar la fijación.
  5. Adhiere las pestañas postizas al párpado superior, justo encima de la línea natural de tus pestañas. Con la ayuda de la pinza de cejas, coloca primero la parte central en su lugar y luego adhiere los extremos suavemente y sin forzar tus movimientos.
  6. Mimetiza las pestañas postizas con las naturales. Usa las yemas de los dedos para darles una curva natural, y luego la pinza de cejas para “peinarlas” e integrarlas.
  7. Oculta la banda delineando el párpado superior como lo haces usualmente, disimulando así cualquier manchita de pegamento que pueda haber quedado.
  8. Finaliza con otra capa máscara de pestañas sobre las pestañas naturales para que se unan con las postizas y no se note la diferencia entre unas y otras.

Recuerda que puedes descargar la aplicación Beauty Access, donde los mejores especialistas en pestañas de Quito te ayudarán a comenzar tu transformación hoy mismo.¿Aún no eres parte de Beauty Access?

Descarga la aplicación y comienza tu proceso de transformación hoy mismo.